Esta publicación de blog es una continuación de una discusión sobre la conducción bajo los efectos de las drogas, específicamente la preocupación del gobierno de que muchos conductores involucrados en accidentes de tránsito están incapacitados debido al consumo de marihuana. Además, la publicación comienza discusiones acerca de mejores métodos y herramientas de pruebas de drogas para uso de las agencias policiales. Teniendo en cuenta las insuficiencias y limitaciones de los protocolos y tecnologías actuales de pruebas de drogas, la discusión continúa aquí.

Para que la policía tome decisiones correctas sobre el arresto de personas por conducir en estado de ebriedad (DWI, por sus siglas en inglés) debido a las drogas, deben tener recursos válidos para las pruebas de drogas, incluyendo protocolos claros y definitivos, y pruebas confiables que puedan ayudarlos a identificar a los conductores bajo la influencia de drogas. Para arrestar a personas por DWI basado en el uso de marihuana, los oficiales deben poder identificar comportamientos asociados con el uso de marihuana y detectar la presencia y el nivel de THC, el elemento psicoactivo en la marihuana que puede afectar el desempeño cognitivo y psicomotor de los conductores. Como se señaló anteriormente, la detección del daño por drogas debido al consumo de marihuana entre los conductores se basado es resultados de análisis de sangre posiblemente defectuosos, así como en indicadores de comportamiento inexactos. 

Debido a las limitaciones de los análisis de sangre para detectar posibles efectos de drogas en los conductores, en algunos lugares se utilizan actualmente análisis de fluidos orales (es decir, saliva). Hay algunas pruebas de saliva rápidas y portátiles disponibles en muchas áreas que se utilizan para evaluar el THC; por ejemplo, el gobierno canadiense utiliza una de esas pruebas, llamada Dräger DrugTest 5000. Esta prueba requiere una cantidad muy pequeña de saliva para la prueba y produce resultados en minutos. (El DrugTest 5000 también se usa en otros países, incluidos Australia, Alemania y el Reino Unido.) Esta prueba basada en saliva se usa en combinación con otras pruebas de sobriedad de campo porque las pruebas de saliva no son precisas (de manera similar a las pruebas de sangre). Algunos datos recopilados sobre el DrugTest 5000 en comparación con los análisis de sangre tradicionales, por ejemplo, muestran que el análisis de saliva fue correcto solo alrededor del 85 % de las veces cuando se usó para evaluar el THC, lo que significa que hubo un falso positivo o negativo en aproximadamente una de cada ocho de esas pruebas. 

En cuanto a los indicadores conductuales de daño debido al consumo de marihuana, las pruebas de sobriedad utilizadas para determinar el daño deben ser extremadamente específicas. Un alto nivel de especificidad es lo que permitiría distinguir los efectos de la marihuana en el comportamiento del conductor de los efectos del alcohol y otras drogas. Tal necesitaría poder identificar consistentemente un grupo de marcadores conductuales probados específicos para el daño por marihuana. Tal como está, los científicos e investigadores deben continuar investigando posibles marcadores asociados con diferentes formas de ingestión de marihuana, y concentraciones de marihuana que definitivamente tienen un impacto negativo en las habilidades de conducción y los efectos del consumo de marihuana en el riesgo de accidentes.

Los efectos perjudiciales de la marihuana variarán según la dosis, la potencia, el método de ingestión, la frecuencia de uso, el tiempo de prueba después del uso, el origen de la sustancia (por ejemplo, “marihuana natural” frente a “cannabinoides sintéticos”) y los rasgos de salud física personal  y otras características del consumidor de drogas en cuestión, sin mencionar si la marihuana se usa en combinación con otras drogas o alcohol. Sin métodos y recursos de prueba más precisos, está claro que arrestar y acusar a los conductores que conducen un vehículo motorizado bajo la influencia de la marihuana u otras drogas perjudiciales seguirá siendo problemático. Elesfuerzo por abordar el problema, la investigación, y el desarrollo continúan. 

Los investigadores del Hospital General de Massachusetts están intentando desarrollar dispositivos de prueba de drogas más efectivos. Afirman haber encontrado un procedimiento de imágenes cerebrales no invasivo y determinaron que aplicarlo a las pruebas de conducción bajo los efectos de las drogas es “una forma objetiva y confiable de identificar a las personas cuyo rendimiento se ha visto afectado por el THC, el ingrediente psicoactivo del cannabis”. El dispositivo se coloca en la cabeza de un sujeto para medir la concentración de hemoglobina oxigenada, un tipo de firma de actividad neuronal de la corteza de la región prefrontal del cerebro. Los investigadores creen que se pueden fabricar dispositivos portátiles, económicos, livianos, y que funcionan con baterías y suministrarlos a los agencias policiales para realizar pruebas cerebrales a las conductores. Tienen la esperanza de que la nueva técnica de tecnología de imágenes ayude a mejorar la seguridad en nuestras carreteras.

A medida que las agencias policiales realizan más arrestos por conducir bajo los efectos de la marihuana en los Estados Unidos, es posible que tenga la necesidad de buscar asistencia legal para usted o un ser querido. Si usted o alguien que conoce enfrenta cargos por conducir bajo los efectos de las drogas, debe consultar con un abogado que tenga experiencia en casos relacionados con el cannabis, como el abogado Collin Evans. Si necesita ayuda para luchar contra los cargos por conducir bajo los efectos de la marihuana o otro delito de drogas en Houston, Texas o sus alrededores, comuníquese con el Despacho de Collin Evans Law.

 

RECURSOS (para la Parte 1 y 2)

Adams, Dan. “MGH afirma un gran avance en la detección del deterioro de la marihuana”. The Boston Globe, 4 de febrero de 2022, https://www.bostonglobe.com/2022/02/04/marijuana/mgh-claims-breakthrough-detecting-marijuana-impairment/. Consultado el 28 de febrero de 2022.

“La investigación dirigida por Harvard identifica una prueba potencial para el deterioro del cannabis”. Editado por MGH News and Public Affairs Person, Harvard Gazette, Harvard Gazette, 12 de enero de 2022, https://news.harvard.edu/gazette/story/2022/01/research-describes-brain-based-method-for-identifying-cannabis-impairment/.

Hicks, Tony. “El uso de cannabis puede causar daño cognitivo”. Healthline, Healthline Media, 20 de enero de 2022, https://www.healthline.com/health-news/cannabis-use-can-cause-cognitive-impairments-researchers-say.

“Investigación y enjuiciamiento de casos de conducción bajo los efectos del cannabis”. Asociación Nacional de Fiscales de Distrito, Centro Nacional de Leyes de Tránsito, julio de 2020, https://ndaa.org/wp-content/uploads/Investigation-and-Prosecution-of-Cannabis-Impaired-Driving-Cases-Final.pdf.

McVean, Ada. “Hacer pruebas de THC a los conductores es mucho más difícil que probarlos en busca de alcohol”. Universidad McGill, Oficina de Ciencia y Sociedad, 18 de junio de 2019, https://www.mcgill.ca/oss/article/health/testing-drivers-thc-lot-hard-testing-them-alcohol.

Robertson, Robyn D., et al. Las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina, Washington, D.C., 2019, Conducción bajo los efectos de las drogas: Necesidades de investigación.